Blog de sekcatalunyafotofilosofia

2.- ¿Hasta que punto un adulto pierde toda su inocencia de la niñez?

Las personas como seres vivos nacemos, crecemos, nos relacionamos y morimos. En esta pequeña reflexión me voy a fijar en el segundo de los pasos de la vida: Crecer. Todos crecemos y durante este proceso aprendemos, pero también nos olvidamos de otras aspectos de la vida.

Todos hemos sido niños alguna vez. Hemos jugado con muñecos, nos hemos divertido con nuestros amigos, no hemos conocido los problemas y hemos disfrutado de la vida.

Poco a poco, mientras crecemos, una parte de esa infancia se nos va perdiendo, la inocencia que todo niño tiene. Si algo nos pasa cuando crecemos es que nos empezamos a preocupar más, estamos más “ocupados” y no tenemos tiempo de hacer todas esas cosa que hacíamos cuando éramos niños, ahora todo son niñerías.

Si una cosa he aprendido del ultimo viaje familiar es que el pensamiento de la gente de que cuanto más creces menos niño eres es falso. Solo con ver la sonrisa de mi abuela de 81 años de edad al ver al mítico personaje de Disney, Mickey Mouse, comprendí que uno nunca es mayor para volver a ser un niño.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: